Subir arriba
  1. Inicio
  2. Cáncer de piel

Cáncer de piel

Cáncer de piel

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel consiste en un crecimiento anormal de las células de la piel, es la forma más común de cáncer en el mundo. Su causa primaria es la radiación ultravioleta - generalmente del sol, pero también puede provenir de fuentes artificiales como lámparas de rayos UVA.

El cáncer de piel se desarrolla en primar lugar en zonas expuestas al sol como la cara, los labios, las orejas, el cuello, el cuero cabelludo, escote, manos, antebrazos y piernas. Sin embargo, aunque con menor frecuencia, también puede aparecer en zonas poco expuestas a la luz del sol.

El cáncer de piel puede afectar a personas con piel de cualquier color, incluyendo los fototipos oscuros, aunque se ve con mayor frecuencia en personas de piel y ojos claros que se quema fácilmente con el sol.

¿Qué tipos de cáncer de piel hay?

Se divide en dos grupos según su origen: melanocítico y no melanocítico.

El melanocítico es el melanoma maligno que aunque es el menos frecuente es el más peligroso de todos. Para que su tratamiento resulte totalmente efectivo es fundamental un diagnóstico precoz (Dermatoscopia).

En el grupo de los no melanocíticos se engloba a los carcinomas basocelulares y espinocelulares. El carcinoma basocelular es el más frecuente de todos y tiene muchas posibilidades de tratamiento: Terapia Fotodinámica (tratamiento no quirúrgico), Cirugía de Mohs y cirugía convencional.

El carcinoma espinocelular es el segundo en frecuencia y también presenta una agresividad intermedia. 

El tratamiento del carcinoma espinocelular es especialmente prometedor cuando se inicia durante un estadio temprano de la enfermedad. Por eso hablamos tanto de prevención y detección precoz. El tratamiento óptimo consiste en la eliminación quirúrgica del tumor. Se pueden emplear diferentes clases de cirugía:

Escisión: cortar el tumor junto con un margen pequeño de piel normal

Legrado (curetaje) y electrodesecación: este método algunas veces resulta beneficioso para el tratamiento de carcinomas de células escamosas pequeños y delgados pero no se recomienda para tumores más grandes.

Cirugía de Mohs: la cirugía de Mohs tiene la mejor tasa de curación. Aconsejamos especialmente para tumores que están localizados en ciertas áreas de la cara o en zonas de especial riesgo, los que no tienen bordes bien definidos, que han reaparecido después de otros tratamientos, para un cáncer que se está extendiendo a lo largo de los nervios debajo de la piel, etc. 

Raramente los cánceres de células escamosas pueden propagarse a los ganglios linfáticos o a áreas distantes. Si esto ocurre, puede que sea necesario administrar tratamiento adicional con radioterapia, quimioterapia, o ambas.

NUESTRO DECÁLOGO PARA UNA EXPOSICIÓN SOLAR SALUDABLE

Tratamientos relacionados